¿CONSIGUES VERLOS?

Anduvo por las calles de Belén, golpeando de puerta en puerta, sin encontrar abrigo. No había despertado todavía a la vida terrena, pero ya sabía lo que era el rechazo. Nadie le abrió las puertas…

«NO TEMAN»

La salvación que él ofrece no tiene que ver solo con la vida eterna, que recibirás en ocasión de su retorno triunfante a este mundo, sino también con una vida de alegría y gozo, en esta tierra.