El sueño de vivir en un mundo ideal.

¿Imaginas poder transportarte a un mundo virtual totalmente nuevo, e interactuar en él a través de anteojos de realidad virtual y otros complementos? Entonces, permíteme presentarte “el metaverso”.

El término “metaverso” (o “metauniverso”) proviene de la novela de ciencia ficción Snow crash, escrita por Neal Stephenson en 1992, y significa “Más allá del Universo”. El término se refiere, básicamente, a un mundo virtual ficticio.

Una realidad alternativa

Para poder comprender este concepto, debemos saber que los mundos virtuales no son algo nuevo. Una gran cantidad de ellos ya existe en el sector de los videojuegos, donde puedes vivir aventuras con un personaje, o avatar, que te creas y con el que puedes adentrarte en ese mundo virtual.

Pero, si bien los videojuegos pueden ayudarnos a comprender este concepto del metaverso, es preciso recalcar que este no busca ser un mundo de fantasía, sino una realidad alternativa en la que podríamos vivir sin movernos de nuestra habitación, interactuando de forma inmersiva a través de anteojos de realidad virtual y otros complementos.

Gigantes de la industria tecnológica como Facebook, Google, Nvidia y Microsoft están apostando por este concepto de metaverso, a tal punto que Mark Zuckerberg, creador de Facebook, sorprendió al mundo al anunciar el cambio de nombre de su empresa, que agrupa varias redes sociales. De llamarse Facebook, Inc., fue renombrada como Meta Platforms, Inc. De esta manera, se revela la clara intención de invertir en esta nueva realidad.

Ahora, si nos detenemos a pensar en todo esto, vemos que la propuesta del metaverso expresa el profundo deseo del ser humano de disfrutar de una realidad en la que todo sea perfecto y sin defecto. Tenemos el anhelo de volver a esa Creación de la que Génesis 1:31 dice que “todo era bueno en gran manera”, ya que desde que salimos del Jardín del Edén nuestro deseo más profundo ha sido regresar a él. Pero ¿será el metaverso una realidad sobre la cual colocar nuestras esperanzas de salir de este mundo de pecado?

Una realidad sin pecado

Necesitamos entender que, hasta que el pecado sea destruido definitivamente, no importa cuán perfecta y gloriosa pueda sonar la realidad ofrecida por el metaverso, no podremos disfrutar de esa realidad en la que todo sea perfecto y sin defecto, “por cuanto todos pecaron y están destituidos de la gloria de Dios” (Rom. 3:23).

Eso no significa que debas perder la esperanza. En lugar de eso, debo recordarte que fuimos creados para algo mejor, más excelente y más glorioso: un mundo sin pecado. Y, aunque la creciente tecnología no pueda brindarnos ese anhelo tan profundo, hay Alguien que sí puede. Su nombre es Jesús: “Y en ningún otro hay salvación; porque no hay otro nombre bajo el cielo, dado a los hombres, en que podamos ser salvos” (Hech. 4:12).

Con su muerte y su resurrección, el pecado fue vencido y “ninguna condenación hay para los que están en Cristo Jesús” (Rom. 8:1). Esto nos permite soñar con aquel día en el que disfrutaremos de la nueva Tierra, donde “enjugará Dios toda lágrima de nuestros ojos; y ya no habrá muerte, ni habrá más llanto, ni clamor, ni dolor” (Apoc. 21:4).

Entonces, el pecado será destruido definitivamente y podremos vivir en esa nueva realidad que nuestro corazón desea con tanta fuerza.

La sociedad está dando a entender su profundo anhelo de una esperanza. Por eso, qué importante es que estemos preparados para seguir mostrando en dónde pueden encontrar la verdadera esperanza de un mundo mejor: en Jesús.

2 Respuestas

  1. Eliana

    Hay lugares a los que por ética no entramos a evangelizar. No podemos ir a un prostíbulo a evangelizar, incluso se le aconseja a los jóvenes no ir a cines porque son lugares poco apropiados que no edifican espiritualmente. Sin embargo, el metaverso, se nos muestra aquí como una inocente forma de evangelizar. Pienso que noe a así, el origen del metaverso está en personas que lo que menos hacen es creer en Dios. Es una realidad paralela que permite negar tu propia realidad y vida, la que Dios te concedió en este planeta. Niega la condición humana para pasar a ser un avatar, un ser no creado por Dios, negando entonces la esencia humana. Es inocente esto? Es un lugar que la iglesia adventista debe jactarse de promocionar
    Con todo respeto, considero que es un tema propuesto fuera de total contexto cristiano, con versículos que sólo apoyan la postura del autor y que sesgan la realidad de lo que es el metaverso.
    Utilizar las redes sociales y la tecnología jamás se asemejar Iá a convertirse en un avatar irreal para evangelizar realidades irreales. Me parece diabólico.
    Sugiero revisar el contenido a publicar aplicando discernimiento espiritual real y no sólo la opinión de una persona que puede tener conocimiento bíblico, pero tergiversado. No llevemos a error a nuestros hermanos en el mundo, hay gente de carne y hueso a la que evangelizar y siempre habrá gente de carne y hueso dispuesto a hacerlo hasta los confines de la tierra. Esa es la gran comisión

    Responder

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.