La inminencia de la Segunda Venida está en el ADN de esta publicación.

Esta, desde su mismo comienzo, ha sido una Revista Adventista: es decir, que proclama el pronto regreso de Jesús. En sus inicios, debajo de su nombre (Revista Adventista), aparecía la siguiente leyenda en cada tapa: “Aquí está la paciencia de los santos, los que guardan los mandamientos de Dios y la fe de Jesús” (Apoc. 14:12). En este número (febrero de 1901), E. W. Thomann anunciaba que se traducirían y se publicarían escritos de Elena de White, a fin de entender las señales de los tiempos y las visiones que Dios dejó a su pueblo por su intermedio. En su tercer número (marzo de 1903), se citaba a Elena de White: “Los últimos años de prueba están pasando a la Eternidad. El gran día del Señor pronto estará sobre nosotros. Debemos ahora usar todas las facultades que poseemos para despertar a nuestros hermanos”.

Esto fue solo el comienzo. Hubo mucho más.

En diciembre de 1939, cuando ya había comenzado la Segunda Guerra Mundial, en un artículo titulado “Un llamamiento”, el Pr. James L. McElhany (presidente de la Asociación General entre 1936 y 1950), escribió: “Expresamos nuestra profunda convicción de que hemos llegado a uno de los períodos más críticos de la historia humana. Las escenas finales de los últimos días tan claramente pintadas en la palabra profética se están realizando delante de nuestros ojos”.

En un artículo de julio de 1946, titulado “¿Creemos que el fin está cerca?”, Francis D. Nichol (escritor, director de la Adventist Review y editor general del Comentario bíblico adventista) escribió: “Si alguien nos preguntara por qué nos llamamos Adventistas, le contestaríamos que es porque creemos en el advenimiento de Jesucristo. ¡Esto es muy cierto! Sin embargo, no lo es del todo. Porque el verdadero adventista del séptimo día no solo cree en el advenimiento de Cristo, sino también en la proximidad de tal evento. Y este factor de tiempo en nuestras creencias adventistas es lo que nos distingue claramente en este movimiento. No deberíamos olvidarlo nunca”.

En septiembre de 1964, en un artículo titulado “Un cumplimiento literal de la profecía”, el Pr. Víctor Ampuero Matta (director de la Revista Adventista en ese entonces y destacado profesor, escritor y conferencista) escribió: “Los días que nos han tocado vivir son un eco múltiple del cumplimiento de las profecías que corresponden con ‘los postrimeros días’, o ‘tiempo del fin’ ”.

En el editorial de noviembre de 1975, el Pr. Robert Pierson (presidente de la Asociación General entre 1966 y 1979) insta a los lectores de esta manera: “La mensajera del Señor tiene consejos oportunos para nosotros, que vivimos en estos últimos días”.

A pocos meses de finalizada “La guerra del Golfo”, en agosto de 1992, se publicó un artículo titulado “El superpoder: Estados Unidos en la profecía”. Allí, Clifford Goldstein (en ese entonces editor de la revista Sabbat Shalom) escribió: “Y Yassir Arafat, respondiendo al nuevo estatus estadounidense, dijo que Washington era ‘la nueva Roma’. ¡La nueva Roma! ¿Por qué? Porque la vieja Roma fue en su momento el superpoder sin rival, y los EE. UU. están ahora en esa posición”.

En un artículo titulado “El sentido de la profecía”, William Shea (en ese momento director del Instituto Bíblico de la Asociación General) escribió: “Esto significa que casi nos hemos aproximado al fin del tiempo […]. ¡Maranata! Es mi deseo que todos estemos preparados para la pronta venida de Cristo”.

Y, en enero de 2017, el Pr. Erton Köhler (entonces presidente de la División Sudamericana y ahora secretario de la Asociación General) escribió un artículo titulado “Escenario profético”. En él, llamaba a “prepararnos más” para el pronto regreso de Jesús.

Esto es solo una muestra de las miles de páginas usadas para proclamar la Segunda Venida y llamar a un pueblo a estar preparado para ese acontecimiento. Sí, en estos 120 años, la Revista Adventista ha sido heraldo del pronto advenimiento de Jesús y ha sido fiel a su nombre.

¿Estamos siendo nosotros fieles al mensaje del Advenimiento?

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.