Te las hacen creer (yo las creí) y te perjudican en todos los aspectos de tu vida.

Después de una encuesta que realicé en Facebook, descubrí que existen muchas mentiras que los jóvenes creen y que (confieso) en momentos de mi vida también creí.

Tristemente, la mentira es parte del lenguaje y la cultura. Existen mentiras sociales, que nos lastiman diariamente; y también patológicas, algo que se convierte en una enfermedad por la que nos creemos nuestras propias mentiras. Todo esto tiene un origen: Satanás, el padre de toda mentira (Juan 8:44). Mediante diversos agentes, él se encarga permanentemente de hacerte saber su abanico mentiroso: “No eres capaz de terminar esa carrera”, “Nunca conseguirás ese trabajo”, “Jamás encontrarás al amor de tu vida”, “Tus padres no te aman; y Dios, tampoco”, y así…

Constantemente la mentira toca a tu puerta y puede dañar profundamente tu autoestima, si tú lo permites, y hasta generarte ansiedad, depresión y pensamientos paranoicos.

La mentira intoxica tu alma. Ten cuidado. Por eso, ahora comparto contigo estas siete mentiras que los jóvenes creen, que extraje de la mencionada encuesta: 

1. Para ser feliz, debes casarte: Falso. La felicidad tiene un nombre, y es Jesús. Solo cuando te construyas y crezcas con Jesús, tendrás plenitud. Por supuesto que formar un matrimonio te brinda inmensa felicidad, pero si Dios no está en esa unión tampoco tendrás dicha.

2. Soy un pecador sin remedio: Falso. Si bien todos somos pecadores, todos podemos ser limpios por la sangre de Jesús. 

3. Nadie me ama: Falso. Si bien puede ser que hayas pasado por cosas terribles y convivas con la soledad, recuerda que “ni lo alto, ni lo profundo, ni ninguna otra cosa creada nos podrá separar del amor de Dios, que es en Cristo Jesús Señor nuestro” (Rom. 8:39).

4. Dios está enojado contigo: Falso. Soy padre, y cuando mi hijo comete errores le enseño y lo corrijo para que no se vuelva a equivocar, y lo sigo amando y más cada día. Así también es Dios: te ama, trata de ayudarte y quiere ser tu amigo.

5. Tienes que buscar la perfección: Falso. Si bien Dios quiere que crezcas en santidad y que seas cada día mejor, el perfeccionismo es una búsqueda interminable y es un camino que no tiene fin. 

6. Las películas de terror son pura ficción: Falso. Cuando era joven, cometí el error de ver este tipo de filmes. Vi escenas que aparentemente parecían solo ficción, y hoy te puedo asegurar que nada es ficción en lo espiritual. Estuve en un exorcismo y vi muchas cosas iguales (y peores en la vida real). Cuida las avenidas de tu alma.

7. Las películas XXX son la vida real: Falso. La pornografía es una ficción y los que aparecen son actores. El amor y la sexualidad son sagrados. Busca la pureza en tu relación y olvida la pornografía, que es basura para tu alma y te muestra el lado negativo de algo tan hermoso que es la sexualidad.

Bonus track 

8. Tu mundo se acabó cuando tu pareja te dejó: Falso. Cuando centras tu felicidad en una persona, te destruyes. Si una persona te dejó, eso es una señal de que no era la persona correcta. Por eso, levántate y busca ser feliz con la única persona que puedes serlo: Jesús. 

9. Los mandamientos de Dios están pasados de moda: Falso. La Biblia es eterna. Es como una lámpara a tus pies. Son, precisamente, los mandamientos de Dios lo que más necesitas en tu vida hoy. 

10. La muerte no nos llegará: Falso. Los jóvenes viven tan rápido que creen que la muerte o la enfermedad no los alcanzará. Es importante, hoy más que nunca, que aprendas a cuidarte y a cuidar a los demás. Vive en el amor de Dios y cuidando tu salud, alejándote de los vicios y las amistades toxicas.


No creas en las mentiras que te dice el mundo. Eres amado por Dios. Él te hará crecer y ser feliz. Confía en él, y él hará. Comienza a escuchar las voces correctas en tu vida, elige bien tus amigos en estos años de juventud, vive con un propósito: que lo único importante es servir a Dios con tu vida.

Responder a Comentario

Tu correo electrónico no sera publicado.